La mayor parte de las veces, el ser humano no realiza sus compras de manera racional. Ya se ocupa de estudiarlo la economía conductual o del comportamiento, que trata de entender cómo una persona toma decisiones como agente económico. A esto se dedica Richard Thaler profesor distinguido de Economía y Ciencias del Comportamiento de la Escuela de Negocios Booth, de la Universidad de Chicago, reconocido por sus investigaciones sobre cómo los aspectos emocionales, que no racionales, influyen en la toma de decisiones económicas.

La realidad es que, dado que somos “animales de costumbres”, realizamos nuestras compras de manera rápida e instintiva, y eso significa que no siempre es la más óptima. Y, naturalmente, esta característica humana es aprovechada por los directivos de marketing de las grandes superficies de comestibles y otros productos para maximizar sus ventas.

Se sirven de nuestros sesgos cognitivos, como asociar determinados colores a las ofertas, y otros rasgos estéticos a la calidad o a la frescura de los alimentos; la tendencia de comprar los productos que se encuentran a nuestra derecha; el efecto ‘dos por uno’… Y otros ‘trucos’ asociados al espacio donde realizamos las compras de los productos básicos, y otros enseres. Es difícil resistirse a estos señuelos.

No obstante, es posible que no todo se deba a la estrategias publicitarias y los ‘trucos’ imperceptibles de los supermercados y otras superficies. Otros estudios señalan que las preferencias con respecto a las compras están determinadas por la genética. Por ejemplo, la tendencia a comprar artículos de lujo puede estar influida por la preferencia por el riesgo por encima de lo seguro.

Por tanto, en sociedad, cabe preguntarse: ¿es el libre albedrío una ilusión? Mientras filósofos y científicos tratan de averiguarlo, los especialistas en neuromarketing y psicología que organizan la disposición de los productos en el súper tienen claro que sí, al menos en parte.

Estos son veinte de los ardides que usan para manipularnos sin que lo notemos y que acabemos comprando más de la cuenta

FUENTE: Muy interesante

¿Qué te pareció la noticia?

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí