Cuando volamos en avión experimentamos un cambio de presión atmosférica, lo que provoca que nuestros oídos se tapen para compensar las presiones. Un hecho que ocurre con más frecuencia durante el momento de despegue y aterrizaje. Incluso es común que los oídos zumben o duelan durante el vuelo.

Es cierto que las cabinas de los aviones están presurizadas, pero la presión atomosférica cambia. Al despegar, el avión asciende miles de metros rápidamente, lo que afecta a nuestra Trompa de Eustaquio, órgano que conecta el oído medio con la zona externa. Durante el ascenso y el descenso, este órgano puede bloquearse y no sólo provocar molestias y dolor, sino también mareos y problemas para escuchar. Lo cual es más intenso durante el aterrizaje que durante el despegue. Además, son los niños y los bebés lo que más suelen experimentar este problema, ya que sus oídos son más delicados.

Se trata de algo normal en muchas personas y no tenemos por qué preocuparnos, pero sí que puede llegar a resultar muy molesto, especialmente cuando esta molestia pasa a convertirse en un dolor intenso o perdemos audición, pudiendo alargarse incluso varios días después. Es lo que se conoce como “aero otitis”.

¿Cómo evitar que los oídos se tapen en el avión?


Para aquellas personas que, por lo general, no padecen problemas específicos, las medidas que deben tomar para evitar que los oídos se tapen en el avión son las siguientes:

-Hacer maniobras de compensación cuando sientan que tienen los oídos tapados o hacerlas de manera rutinaria una vez por minuto en el momento del descenso del avión.
-Consultar con el médico sobre el uso de descongestivos nasales.
-Masticar chicle.
-Si están resfriados, deberán tratarlo para evitar que la situación empeore durante el viaje y lleguen a sentir dolor.

¿Qué te pareció la noticia?

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí