El resultado se desprende de un estudio sorpresa hecho a un total de 723 integrantes de la fuerza en 14 dependencias de La Plata, Avellaneda, Quilmes y La Matanza.

En 22 casos el análisis dio positivo: 12 habían consumido cocaína, ocho marihuana y dos psicofármacos. A todos ellos se les sacó el arma reglamentaria y los pusieron en tratamiento

El test fue obligatorio tras lo dispuesto por la gobernadora María Eugenia Vidal en abril de 2017.

En los casos que se detectaron a policías que consumen estupefacientes, se tomaron las siguientes medidas: se les dio carpeta médica, se les quitó el arma reglamentaria y deben realizar un tratamiento por sus adicciones.

Cristian Ritondo, el ministro de Seguridad provincial, acerca de los porcentajes de consumo de droga entre los policías, dijo que “estos resultados se conocen porque hubo un gobierno que implementó estos análisis y son parte de la transparencia”.

¿Qué te pareció la noticia?

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí