La Legislatura bonaerense podría tratar este jueves el proyecto de Ley Impositiva enviado el martes por el gobernador Axel Kicillof, que incluye un incremento promedio del 54,6% de la presión impositiva, en el marco de una negociación política que incluye la designación de representantes de la oposición en el directorio de empresas y entes del Estado.

Tal como adelantó DIB, el proyecto prevé un incremento promedio de la presión impositiva del 54,6%, un revalúo de propiedades urbanas y rurales, un esquema de progresividad para el Impuesto Inmobiliario con subas de entre 15% para las propiedades de menor valor y del 75% para la de mayor valor, con un pico de 90% para algunas partidas del Inmobiliario Baldío.

En rigor, para propiedades urbanas será del 15% cuando se trate de inmuebles cuya valuación fiscal sea de hasta $303.705 inclusive; de 35% cuando sea superior a pesos $303.705 y hasta $498.021; de 50% cuando supere los $498.021 y hasta $680.877 inclusive y de 75% cuando se trate propiedades cuya valuación fiscal sea superior a $680.877.

En el caso de Inmobiliario Rural, además del sistema progresivo, se aplicará un esquema de “segmentación” similar al de las retenciones. La intención es que tributen proporcionalmente más las propiedades de mayor valor. Se asegura que los productores de menor capacidad contributiva pagarán “menos” que este año.

Cabe señalar que las valuaciones fiscales habían sido actualizadas en 2012 por el gobierno de Daniel Scioli para el caso del Rural y en 2017 por el de María Eugenia Vidal para la variante urbana. Ahora, el Ejecutivo argumenta que desde la primera de esas fechas aumentó 996% el tipo de cambio y 691% el índice de Precios al Consumidor de la Provincia, mientras que desde 2017 subieron 193% y 105%, respectivamente, ambos indicadores.

“Los límites a las variaciones interanuales de lo pagado por los contribuyentes por este concepto amortiguan el impacto de la actualización de las valuaciones fiscales, con especial énfasis en las escalas más bajas del impuesto”, afirmó el Ejecutivo. Allí señala, en ese sentido, que para las propiedades de menor valor el incremento del tributo será de “solo el 15%”.

En tanto, en el caso del Impuesto a los Ingresos Brutos, el tributo de mayor peso en la estructura impositiva que explica el 70% de la recaudación de la provincia, se plantean subas en las alícuotas de algunas actividades, aunque se asegura que no serán mayores a un punto. Como se preveía tras la suspensión del pacto fiscal, no se seguirá avanzando con la baja progresiva de este tributo que se había comenzado a aplicar durante el gobierno de María Eugenia Vidal. Así el proyecto deja idénticas la mayoría de las alícuotas pero aumenta algunas “dentro de los límites del Consenso Fiscal”. 

Asimismo, para todos los casos, la Agencia de Recaudación Bonaerense (ARBA) ofrecerá descuentos del orden del 20% para aquellos impuestos que se paguen de manera anual a comienzos de 2020.

También aumenta el impuesto a la herencia (Transmisión Gratuita de Bienes) y a las Embarcaciones. El nivel de imposición de los automotores (Patentes) queda como el año anterior. 

Por otra parte, respecto de patentes “se mantiene el nivel de imposición vigente” mientras que en “en el caso del Impuesto a la Transmisión Gratuita de Bienes, el mismo se actualiza manteniendo relación con las modificaciones introducidas en el resto de los tributos”, se indica en el proyecto. Sellos tiene las mismas alícuotas de este año y en el caso del impuesto a la Herencia (Transmisión Gratuita de Bienes) se incrementa sin superar el tipo del 54%. DIB

¿Qué te pareció la noticia?

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí